“Deseo que beneficie a todos los que están pasando por el drama de los desahucios”

 

El caso de Mohamed Aziz ha dado pie a la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que obliga a reformar la ley hipotecaria española

El nombre de Mohamed Aziz quedará escrito en la historia judicial española. Y es que el caso de este marroquí, de 52 años de edad, que vive con su mujer y dos hijos en Martorell (Barcelona), ha llevado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea a dictaminar que la polémica ley hipotecaria española es contraria a una directiva europea de 1993 sobre protección de los consumidores. El contrato que firmó Aziz con el banco contenía una serie de cláusulas que podrían ser abusivas, como la aplicación de unos intereses de demora del 18,75% desde el día siguiente a aquel en que no se hiciera efectivo el pago del préstamo. El Gobierno español ha garantizado que modificará la legislación para adaptarla a la ley comunitaria. 

“Me siento feliz, nervioso, asustado y cansado”, comenta a La Vanguardia.com. La lucha de Aziz empezó unos meses después de contratar en julio de 2007 una hipoteca con Caixa Tarragona –ahora integrada en Catalunya Caixa- por un piso que había comprado cuatro años antes. “Quise cambiar de banco, entonces, debía 115.000 euros, pero con los gastos de cancelación, apertura de hipoteca y notario la deuda ascendió a 138.000 euros; no cogí ni un euro, todo fue de banco a banco”, asegura. Solo unos meses después perdió el empleo y ya no pudo hacer frente a las cuotas. “Servicios sociales del Ayuntamiento de Martorell y mi abogado intentaron renegociar la deuda, pero el banco no quiso dar ninguna solución y me quitó el piso”. 

La entidad financiera se lo adjudicó por la mitad del precio de tasación: 90.000 euros, por lo que Mohamed Aziz y su familia aún les quedaría por pagar unos 40.000 euros, una deuda que amenazaba con perseguirle para siempre: “Si un día encuentro trabajo, me embargarán la nómina, por lo que mi vida y la de mi familia estará embargada toda la vida”, lamenta. Por eso, y porque consideraba que era injusto que perdiera la vivienda, su abogado Dionisio Moreno llevó el caso al Juzgado de lo mercantil número 3 de Barcelona. Fue cuando el magistrado José María Fernández Seijo vio que la ley hipotecaria podría contravenir la normativa de la UE y decidió preguntar al máximo tribunal europeo, entre otras cuestiones, si “las entidades bancarias tienen demasiadas facilidades para iniciar un proceso de ejecución” y si no haría falta “un procedimiento más calmado donde poder discutir, sin perder el inmueble, sobre los intereses o el vencimiento anticipado”. 

Y, efectivamente, el dictamen del máximo tribunal europeo obligará a España a reformar una ley que data de principios del siglo pasado. Aziz está muy agradecido con su abogado, Dionisio Moreno: “Nos ha ayudado sin cobrar ni un duro. A veces, incluso, nos deja dinero para comer. Vale más que… (se emociona)”. Explica que Moreno es el hijo de un amigo suyo que murió hace un par de años. La familia vive en un piso de protección oficial, por el que paga unos 370 euros al mes y cobra una prestación de 426 euros. “Cada día reparto currículos, soy soldador oficial y siempre he trabajado de lo mismo”. Su gran esperanza es que “pase la crisis y encuentre un trabajo para que se solucione todo”. 

De momento, aunque el puesto de trabajo no llega, la misma semana en que se ha hecho pública la sentencia su hijo ha encontrado empleo. Además, según el juez que ha elevado el caso al Tribunal de Justicia de la UE, el dictamen abre la puerta a que algunos desahuciados acaben recuperando la casa. A la pregunta de si le gustaría volver al piso que perdió, Aziz exclama: “¡Claro! Todos los ahorros desde que en 1991 empecé a trabajar en España están ahí”. Otra de las alternativas es que, con esta sentencia, el juez decida obligar al banco a indemnizar a la familia “por los daños causados” y disminuir o anular la deuda contraída. Esto significaría que Aziz, su mujer y sus hijos tendrían una segunda oportunidad. 

Este afectado por la hipoteca, cuyo caso podría marcar un antes y un después de la polémica ley hipotecaria española, sueña con que la sentencia “beneficie a todos los que están pasando por el drama de los desahucios”. También se muestra afligido cuando piensa en los suicidios por desahucio que ha habido desde que empezó la crisis, sobre todo “en los niños y las familias de los que se han quitado la vida”. Dice que lleva más de un día “sin pegar ojo” desde que se enteró que la sentencia era inminente, y en las últimas horas no ha parado de conceder entrevistas. No obstante, cuenta que lo va a celebrar  “con una ducha” y estirándose un poco en el sofá: “Me duelen todos los huesos de los nervios”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s